El Erasmus del empleo Varios estudiantes del programa Erasmus+ narran su primer contacto laboral gracias a esta iniciativa y a la empresa sevillana Oneco, que les facilita prácticas en empresas y les ayuda a identificar sus competencias a través de herramientas como el portal GoJobGo
Puente Proyectos
Marta Caballero

La despierta Patrycia Podolec tiene 25 años y nació en Polonia. Mientras cursaba la licenciatura de Económicas en su país, logró una beca a Inglaterra para formarse en Comercio Internacional en la Escuela de Negocios de Newcastle. Tras terminar la carrera, decidió regresar a Reino Unido a la búsqueda de oportunidades y con el objetivo de perfeccionar su inglés.

Después de dos años en Londres, y a través de la consultora británica Accentuate, que se centra en la empleabilidad de jóvenes titulados, logró un Erasmus+ para trabajar unos meses en España. Diez organismos europeos colaboran en esta iniciativa apta para titulados en Formación Profesional, Enseñanza Superior y formación de adultos. Trata de luchar contra datos de esta magnitud: 7,5 millones de jóvenes europeos de entre 15 y 24 años no han podido acceder a un empleo ni están en proceso de formación.

Una de las instituciones colaboradoras en este programa es Oneco, empresa sevillana de consultoría especializada en la gestión integral de proyectos financiados con Fondos Europeos. Trabajan en ámbitos como la educación, la juventud, la cultura, el empleo, la calidad, la innovación, la empresa y el desarrollo local… Oneco se encarga de buscar la mejor opción para estos estudiantes internacionales, además de procurarles una residencia para sus meses en Sevilla. Entre sus iniciativas más recientes destaca GoJobGo, un portal en el que jóvenes con perfil internacional en búsqueda de empleo pueden volcar su currículum para que los empresarios tengan acceso a sus datos.

Patrycia eligió Sevilla porque, entre todas las disponibles, se le antojaba la ciudad con la cultura más opuesta a la suya. “España es totalmente distinta a mi país. En Inglaterra hay muchísimos polacos; en Sevilla, muy pocos, eso fue lo que me hizo decantarme. Tras una semana de formación en la historia y cultura locales, unos días durante los que también aprendí algunas cuestiones básicas del idioma, empecé a trabajar”.

IMG_6606

Patrycia Podolec y Valentina Blanco en la sede de Oneco. Ambas participan en el programa Erasmus+ realizando prácticas en Sevilla. Foto: Andrea Benítez

Ponerle cara a tu vocación

Lo cuenta desde la sede de Oneco, en la céntrica calle Reyes Católicos, donde colabora en gestión de proyectos. “Me entusiasma lo que hago. En primer lugar, porque está muy conectado con mis dos titulaciones. Y, en segundo lugar, porque me ha ayudado a deducir que quiero convertirme en consultora. Lo mejor de todo es que he podido ver todas las fases del proceso junto a mis colegas, que siempre se han mostrado muy amables y dispuestos a enseñarme”.

La joven recomienda sin pensarlo la experiencia, sobre todo en lo que respecta a fijar la vocación y a asomarse al mundo laboral, además de la riqueza que implica hacerlo desde un país diferente. Como muchos estudiantes, Podolec admite que, a menudo, el mundo académico se desarrolla en abstractos, existiendo carencias para vislumbrar las posibilidades de empleo que más se adecuen a los intereses y aptitudes del estudiante. “En total, voy a estar en Sevilla tres meses aprovechando esta maravillosa oportunidad. Y, cuando regrese, buscaré un trabajo relacionado con lo que he aprendido aquí”.

En la sede de Oneco hablamos también con la italiana de 30 años Valentina Blanco. Apenas lleva unas semanas en Sevilla y ya habla español con soltura. El pasado mes de enero finalizó sus estudios de operadora socio-sanitaria y con el mismo programa europeo está realizando unas prácticas en el colegio de Educación Especial Cies-Aturem. “En Pisa, donde vivo, un amigo me habló de esta posibilidad. Superé las entrevistas en las que valoran tu formación, interés, manejo del idioma… Entre los países que me planteé estaban Irlanda, Francia… pero el pasado año estuve con unas amigas de vacaciones en Sevilla y me enamoré de la ciudad, por eso he decidido volver”.

Hasta la fecha, Blanco no tenía experiencia con niños, sólo con ancianos. En su jornada ayuda a los escolares a comer, a lavarse los dientes, les cambia el pañal, sale con ellos de paseo… “Es una tarea muy gratificante, hago un poco de todo y mis compañeros se han volcado con mi aprendizaje, el ambiente es muy familiar”.

IMG_6638

La historiadora británica Susannah Brown ha descubierto que quiere dedicarse al marketing durante sus prácticas en la empresa sevillana Genera Games. Foto: Andrea Benítez

También encantada con la ciudad, la británica Susannah Brown, licenciada en Historia, ha encontrado su vocación mediante sus prácticas en el departamento de Marketing de la empresa sevillana Genera Games. Como sus compañeras, optó por Sevilla pensando en la experiencia cultural, pero su viaje le ha dado otras muchas alegrías: “Estoy empezando a hablar el idioma mientras trabajo. En Genera Games he ayudado a elaborar un plan de redes sociales, he creado una página de Wikipedia sobre uno de los juegos, he respondido a las cuestiones de los clientes… todas estas son áreas del mundo del marketing que me han interesado, sobre todo lo relativo a las redes. Ahora sé qué es a lo que me quiero dedicar”.

La historiadora agradece la libertad de organización que le han permitido en su empresa y se muestra gratamente sorprendida ante el sistema de trabajo en España. “No puedo sino recomendar esta experiencia a otros recién licenciados, es algo que todos deberíamos hacer, una forma magnífica de conocer un país, de viajar y de conocerte como futuro trabajador”.

IMG_6659

El moldavo Catalin Doina realiza prácticas en la empresa Cellsolar. Foto: A.B.

“Me gustaría encontrar empleo en Sevilla”

Por su parte, el moldavo Catalin Doina llega a la entrevista con Sevilla World presumiendo de moreno. Ha vivido en Portugal junto a su familia desde los nueve años y actualmente estudia para ser técnico en energías renovables. Su Erasmus+ se centra en unas prácticas en la empresa Cellsolar. Pasa parte de la jornada en los ‘huertos solares’, de ahí su tono tostado. “Combino esta labor en las plantas fotovoltaicas con trabajo de oficina y ambas partes del oficio me gustan. Elegí especializarme en energías renovables a sabiendas de que es un sector que crecerá en un futuro próximo. Ahora mi intención es concluir mi formación y, si es posible, quedarme trabajando en Sevilla. Me encantan la manera en la que se vive en el sur de España y la gente, además de mi trabajo”.

Saber identificar y expresar tus capacidades

Frente a los tambores de ‘generaciones perdidas’ tras los años de la crisis, todas estas experiencias suponen un acicate contra el desempleo juvenil. Como señala la coordinadora de GoJobGo, Valle Casado, se trata de que los jóvenes con perfil internacional puedan identificar sus competencias. “A través de esta web disponible en seis idiomas queremos que aprendan a comunicar las aptitudes que les hacen atractivos para los empleadores europeos y a hacerlo según se indica en el modelo de currículum oficial. Hemos identificado como parte del problema que estos programas de movilidad carecían de una formación en esta materia clave para el contacto futuro con el mundo de la empresa, pues muchos no encontraban trabajo a su regreso. Lo que hacemos es poner en valor aquellas capacidades adquiridas en sus periodos en el extranjero para facilitarles la búsqueda de trabajo”.

Ernesto Sarrión, director de Oneco, fundó esta empresa en 1997 con el objetivo de enviar a formarse en el extranjero a los desempleados españoles. Más adelante, han ido adquiriendo nuevas funciones, siempre de la mano de los Fondos Europeos. Entre ellas, la acogida de recién titulados de otros países en España, proporcionándoles lecciones de español, formación en la cultura, residencia… “Tenemos un equipo de expertos que les ayuda en todo lo relativo a su estancia aquí y a ligarla a su futuro profesional”, garantiza.

El Erasmus+ en cuatro consejos

A continuación, los jóvenes del Programa Erasmus+ entrevistados ofrecen algunas recomendaciones para otros titulados que, como ellos, deseen tener su primera experiencia laboral internacional en una ciudad como Sevilla.

1.- Investiga algo sobre la ciudad a la que vas a viajar antes de mudarte. “Cuestiones prácticas sobre cómo funciona el transporte, cuáles son los horarios, un léxico de supervivencia en caso de que no hables el idioma…”, enumera Susannah Brown.

2.- Exprime al máximo el trabajo. “Darlo todo”, como recalca en un español ‘sevillanizado’ Catilin Doina. “Intenta participar en distintas tareas, abarcar lo máximo posible para ver qué te atrae más o en qué destacas”, añade Patrycia Podolec.

3.- No tengas miedo de preguntar. “Los compañeros estarán dispuestos a ayudarte para que aprendas. Olvida la timidez”, aconseja Valentina Blanco.

4.- Aprovecha las redes sociales para completar tu experiencia. “Hay muchos grupos en los que puedes conocer a otros Erasmus, páginas que te dan ideas sobre escapadas, visitas, restaurantes baratos…”, concluye Sussannah Brown.

IMG_6639