Miguel Carranza, talento sevillano en Silicon Valley al frente de RevenueCat El ingeniero informático es uno de los fundadores de RevenueCat, una startup que gestiona las suscripciones de más de 4.000 aplicaciones móviles en todo el mundo
María Ángeles Guzmán

Miguel Carranza sólo tenía ocho años cuando descubrió su pasión por la tecnología. Fue tras el primer contacto con un ordenador. Vocación y talento se unieron para hacer realidad el sueño del sevillano: trabajar en Silicon Valley. Tras dos experiencias laborales en la meca de la tecnología, en 2018 decidió dar el salto y fundó RevenueCat, una startup que gestiona las suscripciones de más de 4.000 aplicaciones móviles y que en 2020 recibió 15 millones de dólares de inversión. Con 20 empleados trabajando de forma remota desde seis zonas horarias diferentes, la empresa procesa más de dos millones de dólares en transacciones al día.

Miguel Carranza, talento sevillano en Silicon Valley al frente de RevenueCat

De Sevilla a la meca de la tecnología

La trayectoria internacional de Miguel Carranza comenzó en 2011. Tras licenciarse en Ingeniería Informática en la Universidad de Sevilla, obtuvo una beca para realizar un posgrado en Ingeniería de Software en la Universidad de Cranfield (Inglaterra). Un año después, Miguel Carranza ya daba sus primeros pasos en Silicon Valley.

A través del programa Jóvenes con Futuro, consiguió un puesto de prácticas en MindSnacks, una empresa de software educativo ubicada en la Bahía de San Francisco. Pronto pasó de ser becario a ser trabajador fijo, y el plan inicial de seis meses terminó convirtiéndose en una experiencia de cinco años y medio. Miguel Carranza no sólo aprovechó para aprender de un equipo talentoso sino que también contribuyó a crear Elevate, una aplicación móvil para mejorar habilidades comunicativas y matemáticas reconocida por Apple como mejor aplicación del año en 2014.

Fue seleccionado por la prestigiosa aceleradora Y-Combinator

Fue en Elevate donde el sevillano conoció al que sería su futuro socio, Jacob Eiting, y su propia experiencia en esta empresa la que les daría la idea para fundar RevenueCat. En Elevate detectaron un problema: los desarrolladores tenían que dedicar una gran cantidad de recursos y tiempo de ingeniería en gestionar las suscripciones a las aplicaciones móviles en las diferentes plataformas.

Miguel Carranza, talento sevillano en Silicon Valley al frente de RevenueCat
Miguel Carranza y Jacob Eiting, fundadores de RevenueCat

2018 fue un año clave: Miguel Carranza dejó su trabajo como director de Ingeniería en Elevate y en junio lanzaron RevenueCat. En las mismas fechas, ambos socios fueron seleccionados para participar en un programa de tres meses en Y-Combinator, considerada como la mejor aceleradora del mundo y cuna de empresas como Airbnb, Twitch o Dropbox. En septiembre cerraron su primera ronda de inversión de 1,5 millones de dólares y en octubre comenzaron a contratar a los primeros empleados.

Desde entonces, la trayectoria de RevenueCat ha sido imparable. A mitad de 2020, recibió una inversión de 15 millones de dólares liderada por Index Ventures (Privalia, Facebook, Revolut, Patreon, Typeform), junto a SaaStr (Intercom), Oakhouse Partners (Facebook, Palantir, SpaceX, Zynga), Adjacent, Buckey Ventures, Y-Combinator y 20VC.

A comienzos de 2021, cuentan con un equipo formado por 20 personas, con previsión de duplicarlo durante este año. Todo los empleados, entre los que hay ingenieros sevillanos, trabajan en remoto desde 14 ciudades en seis zonas horarias diferentes. Casi 5.000 aplicaciones en las tiendas de iOS y Google Play usan RevenueCat, que procesa dos millones de dólares en transacciones al día.

Miguel Carranza, talento sevillano en Silicon Valley al frente de RevenueCat
Formado por 20 trabajadores, el equipo de RevenueCat trabaja en remoto desde 14 ciudades y seis zonas horarias diferentes

RevenueCat gestiona las suscripciones de más de 4.000 aplicaciones

¿Qué es RevenueCat? Miguel Carranza la define como «la forma más fácil para que los desarrolladores de aplicaciones móviles implementen sus suscripciones«. Al igual que ocurrió con las redes sociales, actualmente estamos viviendo una explosión de aplicaciones móviles. Los consumidores confiamos cada vez más en ellas como herramientas fundamentales para nuestra vida diaria. Sin ir más lejos: según datos de 2020, un usuario medio de smartphone interactúa con unas 30 aplicaciones al mes.

A medida que las aplicaciones se han arraigado en nuestras vidas, las empresas desarrolladoras han evolucionado hacia un modelo de negocio basado en suscripciones porque les permite conocer mejor a los clientes, fidelizarlos y asegurarse ingresos más estables. Esto ha dado lugar a un ecosistema de pagos móviles mucho más complejo para los desarrolladores de aplicaciones, que tienen que administrar múltiples plataformas y tipos de usuario. Donde la única alternativa era contratar un ejército de ingenieros para construir una solución interna que a menudo generaba muchísimos problemas técnicos, ahora existe RevenueCat.

Miguel Carranza, talento sevillano en Silicon Valley al frente de RevenueCat
Panel de control de RevenueCat

Su producto permite a los desarrolladores gestionar todas las suscripciones, renovaciones o pagos tanto en dispositivos iOS como Android y llevar un control exhaustivo para poder analizar de dónde provienen los usuarios y cómo hacer crecer su negocio. Como detalla Juan Jesús Velasco en Xataka, «los sistemas de pagos y gestión de suscripciones son sistemas críticos, no solamente porque manejan información de pagos y, por tanto, los ingresos de una app; también son críticos porque es la base que se consulta para que un usuario pueda acceder o no a un contenido determinado. Así que hablamos de algo que tiene que funcionar 24 horas, los 7 días de la semana y cuya disponibilidad debe estar lo más cercana al 100% del tiempo (una caída del servicio puede provocar una crisis)».

Aquí es donde radica la base del negocio: en quitarle esta preocupación a los desarrolladores y que deleguen esta funcionalidad en RevenueCat. Y así lo demuestran empresas como Buffer, WeTransfer, Zero o Foodvisor, que ya cuentan con los servicios de esta empresa con acento sevillano.

Si te ha resultado interesante, ¡comparte!