Encuentro con Pilar Manchón, sevillana de altísimo nivel en Silicon Valley Es la persona de Sevilla que más alto ha llegado en las empresas tecnológicas que lideran el mundo. Conoce a la directora de interfaces cognitivas de Amazon, tienes en video su disertación en Andalucía Open Future
Puente Eventos
JUAN LUIS PAVÓN / MARÍA ÁNGELES GUZMÁN

Pilar Manchón es una de las personas nacidas en España que ha llegado más alto en el escalafón profesional de las nuevas tecnologías. Doctora en lingüística computacional por la Universidad de Sevilla, mucho antes de que naciera la famosa Siri de Apple,  en 2003 cofundó, junto a Gabriel Amores la startup Indisys (Intelligent Dialogue Systems) dedicada al reconocimiento de voz y la creación de asistentes virtuales. Diez años después, en 2013, el gigante Intel se hizo con el 100% de la empresa sevillana y Manchón se trasladó a Silicon Valley (California) para formar parte del equipo directivo de Intel en el área de innovación y desarrollo. En octubre de 2016, Amazon, una de las empresas que más está avanzando para ser líder del comercio mundial, la fichó como directora de interfaces cognitivas. El martes 27 de diciembre, la exitosa emprendedora sevillana participó en un encuentro organizado por Andalucía Open Future en el centro de crowdworking El Cubo, situado en el Parque Tecnológico de La Cartuja.

Durante la sesión, estuvo acompañada por la mentora de El Cubo en el área de comunicación, Victoria Cabrera, y por la periodista Teresa Suárez. Ofrecemos el video íntegro de la sesión, de gran interés por la calidad y cantidad de los temas que abordó Pilar Manchón. Muy recomendable para todo tipo de personas: empresarios, profesionales, educadores, estudiantes, autoridades, familias.

Crear inteligencia artificial desde el área de Filología

Pilar no proviene de una carrera científica o técnica. Ni de una familia acomodada. Hija de padre taxista y madre ama de casa, la sevillana comenzó Física pero poco después cambió de carrera para hacer la de Filología Inglesa, licenciatura que finalizó en sólo cuatro años. El último curso lo pasó de Erasmus en Gante (Bélgica), donde comenzó a profundizar en el tema de la traducción automática. En 1998, realiza un master en la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) ligado a la inteligencia artificial a partir del lenguaje y la ciencia cognitiva. Al año siguiente, obtiene una beca Fulbright para estudiar lingüística computacional en la Universidad de Stanford (Estados Unidos), donde aprende junto a las eminencias que allí enseñan e investigan sobre inteligencia artificial.

Dos años después de trabajar en Florida para la empresa Netbytel, dedicada a interfaces de voz para servicio telefónico, vuelve a la Universidad de Sevilla para terminar su doctorado y continuar investigando en el grupo de lingüística computacional, dirigido por Gabriel Amores. Junto a su compañero funda, en el año 2003, Indisys, startup que desarrolla aplicaciones de lenguaje natural y de sistemas de diálogos inteligentes para las necesidades de grandes empresas o instituciones, como interfaces automáticos de cara al público que pueden funcionar las 24 horas de los 365 días.

Donde más avanza la empresa, marcando una diferencia significativa con el respecto al resto de competidores, es en los asistentes virtuales on-line. Es a partir de 2007 cuando Indisys comienza a despuntar ganando el concurso de asistencia virtual para la Consejería de Salud andaluza.  En 2010, Gartner, la consultora tecnológica más prestigiosa del mundo, los eligió entre las tres empresas jóvenes con mejor tecnología emergente y mayor potencial de crecimiento, junto con iRobot y NeuroSky. En España, Microsoft les concedió el premio a la mejor experiencia de usuario y Vodafone el premio a la innovación en telecomunicaciones.

De la cúpula de Intel a la cúpula de Amazon

El giro de 180 grados para Indisys llegó en 2013, diez años después de su fundación, cuando fue adquirida por el gigante Intel por 26 millones de dólares. Pilar Manchón comenzó a formar parte del equipo de Intel y dio el salto a Silicon Valley,  al área de I+D de la compañía, mientras el resto de la plantilla, que ya entonces estaba formada por 20 personas, se integraba desde Sevilla en la estructura de Intel.

En octubre de 2016, daba un nuevo salto en su carrera profesional y aterrizaba en Amazon, el gigante del comercio electrónico, donde actualmente trabaja como directora de interfaces cognitiva. En la ebullición de la competencia global que se vive en el ecosistema empresarial de Silicon Valley, donde emprendedores e inversores están especialmente atentos al talento para contratarlo, son muy frecuentes las ofertas de trabajo para cambiar de empresa.

Sin embargo, no todo ha sido un camino de rosas para la emprendedora sevillana. En una entrevista realizada en el año 2011 por Juan Luis Pavón, director y fundador de Sevilla World, y en relación a los servicios ofrecidos por Indisys, Pilar Manchón aseguraba que “sufrimos varios prejuicios. Primero, perplejidad por ser españoles. Sólo cuando tocan, ven y prueban nuestra aplicación, se dan cuenta de su calidad y se interesan por ella. Después, por ser andaluces. Todo el mundo cree que somos de Madrid o Barcelona o, al menos, que nos hemos ido allí para hacer carrera. Cuando les dices que vienes de Sevilla, te miran con incredulidad”.

Prejuicios contra la tecnología y profesionalidad de los andaluces

Preguntada por los agravios sufridos en su propia tierra, Manchón explicaba que “hay en Sevilla importantes empresas que, después de evaluarnos y considerar que nuestras soluciones son mejores que las de la competencia, han preferido contratar a la empresa de fuera, más cara y peor. Es absurda la falta de confianza de los andaluces en relación a otros andaluces. En Cataluña y el País Vasco, el hecho de no ser catalana o vasca me quita puntos en un concurso, y llegan a comentarme que no nos eligen, pese a considerarnos los mejores, porque les compensa contratar a una empresa de la tierra, de peor nivel, pero que les garantiza recibir una subvención del gobierno autonómico. En Andalucía, también estamos penalizados. Por todo lo contrario: por ser andaluces, pese a exhibir tecnología punta. Hay una predisposición a contratar a quien no es andaluz”.